Begoña del Teso: ¿Dónde está la palmera falsa de los maoríes? Y el reyezuelo, ¿dónde vive? (Diario Vasco, 04-02-2018)

[EU]
Uliako MIntegietako Parkeaz beheko artikulu hau idatzi zuen Begoña del Teso-k otsailean Diario Vascon. Artikuluko testua ekarri dugu hona eta irudi batzuk gehitu ditugu.


[ES]
Así de bonito escribía Begoña del Teso en el Diario Vasco el domingo 4 de febrero:

“¿Dónde está la palmera falsa de los maoríes? Y el reyezuelo, ¿dónde vive?”

Los tesoros escondidos de los Viveros de Ulía.

No ha actuado nunca solo sino siempre en compañía de un puñado de bravos voluntarios que han sacado adelante con el apoyo maravillado de Wikimedia, la organización que gestiona Wikipedia a nivel mundial, un libro joya del que en estos momentos no existen más de 30 ejemplares físicos pero que se pueden encargar en la misma  Asociación de Vecinos de Ulía (siempre Kepa será el contacto) por menos de 50 euros. También es absolutamente descargable de la red. Hablamos de las 400 páginas del libro de ‘Uliako Mitegietako Parkea (2018)‘ que lleva un sugerente subtítulo: ‘Ezkutuko altxor bat hirian bertan‘ (‘Un tesoro escondido en el corazón de la ciudad’).

El gato pinturero

– Aquí, tan a gusto en la cálida villa que acoge a la Asociación de Vecinos de Ulía, entre amigos, profesoras de pintura y un gato pinturero; mientras de la cocina sale el rico olor de los macarrones del menú del día, ¿citamos antes que tarde a todos los que se embarcaron en esta prodigiosa aventura?
–  ¡Claro! primero a la mismísima Wikimedia, que al ver que el proyecto era más que interesante y mantenía gran coherencia lo apoyó e incluso subvencionó con 1.000 euros que han servido para editar físicamente 30 ejemplares…

– ¿Y quiénes son los felices propietarios de esos pocos ejemplares?
– En realidad todos nosotros. Todos los donostiarras, todos los amantes de los pájaros y los árboles, todos aquellos que visitan, asombrados, los viveros del parque. Y los somos, lo son, porque hemos entregado 14 ejemplares a las distintas bibliotecas de la ciudad. Y otros cuantos a todos los partido políticos con representación en el Ayuntamiento. Para que no olviden que en esta ciudad hay un tesoro vivo y oculto. Y lo defiendan. Pero no es solo uno, el de Ulía. Se podría hacer la misma búsqueda, definición y catalogación con las especies que habitan Cristina Enea, Urgull, Miramón…

– Antes de seguir citando a tantos y tan espléndidos contribuyentes ya hemos escrito que las 400 páginas, las 165 fotografías, los 89 artículos son de libre acceso en la red pero… ¿Y los que somos adoradores del papel, fetichistas de lso libros de tapa dura y colores hermoso? ¿Cómo podemos poseerlo?
– No hace ni ocho días que lo hemos presentado, así que aún ni siquiera hemos abierto las listas en la asociación (ulia.eus) par ir apuntando los nombres y conseguir bajar los precios de la expedición, envío y entrega de unos cuantos ejemplares. Mientras, las direcciones de Internet para (h)ojearlo son

https://eu.wikipedia.org/wiki/Lankide:Ksarasola/Liburuak/Uliako_Mintegietako_parkea_(2018)
https://pediapress.com/books/setup/fbd5361e675de8c186c9afb2cb16f

Y entre todas esas letras y números anida por lo que contáis, el reyezuelo listado (erregetxo bekainzuri, regulus ignicapilla). Aparece en la página 113 del libro físico. Otros de los muy generosos contribuidores a la realización de este trabajo empezado en 2015 por quienes creamos la Euskal Wikipedia y por la Asociación de Vecinos de Ulía, la gente magnífica de la rama donostiarra de SEO/BirdLife, sociedad dedicada al avistamiento, investigación y disfrute de las aves, nos conminaron para que le consideráramos y le eligiéramos autentico emblema del parque porque decíamos que era como este jardín, sus otros habitantes y quienes lo visitan: “pequeño, muy especial, e inquieto”. Por eso aparece ya en la portada. Sobre el asfalto. Porque en estas páginas lo que descubrimos en un tesoro… urbano.

Antton Larretxao

– Habrá más entusiastas a los que no olvidar…
– El colectivo de Uliako Lore Baratzak que se encarga del cuidado de las plantas y organiza la fiesta de primavera y otoño. Citamos también a nuestras bibliotecas, que creyeron en el proyecto y nos encargaron unos cuantos ejemplares. Y aunque lo nombremos en último lugar, el muy grande Antton Larretxao.

– No es el guardián de los depósitos de agua de Ulía, otro lugar increíble para visitar?
– Y también el alma viva del parque, el guía imprescindible para los que se acercan al lugar. vive allí mismo. Su padre trabajó en los viveros, como su abuelo, y como su bisabuelo.

Uliako Mintegietako parkeko zuhaitz-inbentarioa

– Si retrocedemos tanto en el tiempo llegaremos a cuando el gran Ducasse y su equipo diseñaban los mejores jardines de esta ciudad.
– Casi. Y este es uno de los motivos por los que estos viveros, tan cerca de los semáforos de comienzo de la carretera que lleva a Ulía, haya ejemplares de árboles realmente únicos, localizados en su lugar exacto vía Google Maps. Ducasse y su gente tenían este lugar no solo como vivero sino como auténtico laboratorio para analizar qué especies se aclimataban a Donostia y cuáles no. Junto a los semáforos citados hay seis impresionantes cedros. No, del Líbano, no. Del Atlas en Marruecos.

– ¿Y dónde está, qué es eso que hemos llamado “la falsa palmera de los maoríes”?
– Su nombre científico es “Cordyline Australis”, y la localizaréis sin dificultad y sin necesidad de Google Maps, porque parece una palmera pero no se considera tal, porque tiene ramas como una árbol. Los nativos de Oceanía las quemaban, tostaban su resina en hornos antiquísimos y obtenían un líquido que endulzaba su comida como si fuera la miel o el azúcar que ellos no conocían.

¡Cuántos misterios! ¡Cuánta joya!
– En el corazón de nuestra ciudad


Uliako Mintegietako parkea” se puede consultar
en la wikipedia en euskera, en Español, Català, English y Français


Camachuelo: dos de las decenas de tesoros avistados y recogidos en esta publicación de libre acceso y uso, “Gailupa” es el nombre en euskera del gentil camachuelo que tiene pecho y mejillas de un increible naranja/rojizo.

El ceibo es el árbol nacional de Bolivia y sus flores recuerdan la cresta del gallo.

 

 

 

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude

*